junio 15, 2018 Noticias No hay comentarios

Uno de los grandes objetivos de las cámaras fotográficas colocadas en las cuevas de las focas monje es el de seguir, sin molestias, e individualmente a las focas y así tener información que valide el estado de la población. Y a veces hay gratas sorpresas, como la de esta imagen en la que reconocemos a “Loma”, una hembra adulta, detectada en una cueva de la isla de Madeira. Un individuo que llevaba sin observarse más de un año.

Written by Life Madeira